Ataque cibernético

iProtego te invita a descubrir los diferentes acciones legales que existen para hacer frente a los ataques cibernéticos.

Un insulto es un término o expresión que el emisor utiliza con la intención de lastimar u ofender a otro individuo. Qué constituye o no un insulto es difícil de determinar con precisión, ya que se halla sujeto a convencionalismos sociales y culturales.

Insultos

Entender los que son los insultos

En realidad, hay dos tipos de insultos: insultos públicos (visibles por un público conocido e impredecible) e insultos no públicos (entre una o más personas). Por ejemplo, un insulto a un perfil, grupo o página pública se considerará público, mientras que un insulto a un grupo o página reservada para una comunidad se considerará no público.

Difamación

La difamación es la comunicación a una o más personas, de una acusación que se hace a otra persona física o moral de un hecho, determinado o indeterminado, que pueda causar o cause a ésta un menoscabo en su honor, dignidad o reputación; siempre que no esté fundamentada en pruebas fehacientes.

Los orígenes en el derecho anglosajón de la difamación están en los agravios (declaración dañosa en una forma transitoria, sobre todo de forma hablada) y libelo (declaración dañosa en un medio fijo, sobre todo escrito pero también un cuadro, signo, o emisión electrónica), cada uno de los cuales da un derecho de acción.

Hay una distinción entre la difamación pública y no pública. El público está sujeto a una multa si va en contra de un funcionario electo local, un parlamentario o un oficial de policía o si hay contenido homofóbico, sexista, racista o va en contra de una persona con discapacidad. En el caso de difamación no pública, se aplican las mismas sanciones que los insultos no públicos.

Si tienes una denuncia por difamación, tienes que demostrar que las alegaciones que puedas sufrir son falsas. De hecho, no habrá difamación si los comentarios son probados.

Denigración

A diferencia de los otros dos casos expuestos anteriormente por iProtego, tenemos un caso de difamación solo si el mensaje daña los productos y servicios. No se trata de una persona o una empresa.

Se diferencia de la difamación en la medida en que proviene de un actor económico que intenta aprovechar una ventaja competitiva penalizando a su competidor.

¿Cómo actuar?

Si una forma amigable (solicitud del editor del sitio web) no es suficiente para eliminar comentarios insultantes, difamatorios o despectivos, puedes tomar medidas legales para eliminar el contenido que causa prejuicio. Puedes hacerlo llamando a un abogado especializado (abogado criminalista).

Si te preocupa tu reputación en línea, y temes ser insultado o difamado en la web, puedes utilizar nuestra solución de gestión de reputación en línea Osculteo que te permite monitorear tu imagen en línea; Podemos eliminar contenido que sea perjudicial para ti.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =